Consello Regulador de Augardentes e licores tradicionais de Galicia. Os únicos con espírito galego
Qué es
Elaboración
Empresas
Marcas
Cata
Recetas
Novedades
Contacto
Indicación Xeográfica. Augardente de Galicia
Indicación Xeográfica. Augardente de Herbas
Indicación Xeográfica. Licor de Herbas
Indicación Xeográfica. Licor Café

Xunta de Galicia. Consellería do Medio Rural

Ministerio de Medioambiente y Medio Rural y Marino


FEADER: Europa inviste no rural

Es uno de los rituales más difundidos del aguardiente. Sin el componente mágico-religioso -heredado de civilizaciones antiguas y transmitido a través de los distintos pueblos colonizadores- ni el aguardiente podría ser el espíritu del vino, ni la queimada otra cosa que la simple combustión de una sustancia orgánica, el alcohol etílico.

Origen

Alonso del Real habla de los orígenes de la queimada y encuentra en ella elementos célticos –los elementos poéticos de los conjuros-, románicos, germánicos –el placer por la ebriedad colectiva y el gusto por las bebidas encendidas- y árabes –el azúcar y el aguardiente-. Establece sus orígenes en los siglos XI o XII, coincidiendo con la construcción de la Catedral de Santiago.
Las llamas de la Queimada son la expresión de la cultura de un pueblo milenario, que ha sabido integrar en su seno conceptos y actitudes que provienen de los albores de la civilización humana.

Preparación

El aguardiente se hace arder añadiéndole azúcar, cáscaras de naranja y limón, café o vino tinto al gusto del quemador. Con buen pulso se prende fuego y, mientras la queimada se remueve con un cucharón se recita algún conjuro, a la vez que se levantan las llamas.

Ingredientes

  • Aguardiente de Orujo de Galicia
  • Azúcar blanco fino
  • Cortezas de limón y algunos granos de café

Preparación

En un recipiente de barro cocido se vierte el Aguardiente de Orujo de Galicia y el azúcar, en la proporción de 120 gramos por cada litro de líquido. Se añaden mondaduras de limón y los granos de café.
Se remueve y se le planta fuego, con un cazo en el que previamente habremos colocado un poco de azúcar con Aguardiente de Orujo de Galicia. Muy despacio, se acerca al recipiente hasta que el fuego pase de uno a otro.
Se remueve hasta que el azúcar se consuma.
En el mismo cazo se echa un poco de azúcar, esta vez seco, y colocándolo sobre la queimada se mueve hasta convertirlo en almíbar, que se vierte sobre las llamas y, removiéndolo, esperamos a que las llamas tengan un color azulado.

Conjuro

Versión Original en Gallego:

Mouchos, coruxas, sapos e bruxas.
Demos, trasnos e dianhos, espritos das nevoadas veigas.
Corvos, pintigas e meigas, feitizos das mencinheiras.
Pobres canhotas furadas, fogar dos vermes e alimanhas.
Lume das Santas Companhas, mal de ollo, negros meigallos, cheiro dos mortos, tronos e raios.
Oubeo do can, pregon da morte, foucinho do satiro e pe do coello.
Pecadora lingua da mala muller casada cun home vello.
Averno de Satan e Belcebu, lume dos cadavres ardentes, corpos mutilados dos indecentes, peidos dos infernales cus, muxido da mar embravescida.
Barriga inutil da muller solteira, falar dos gatos que andan a xaneira, guedella porra da cabra mal parida.
Con este fol levantarei as chamas deste lume que asemella ao do inferno, e fuxiran as bruxas acabalo das sas escobas, indose bañar na praia das areas
gordas.
¡Oide, oide! os ruxidos que dan as que non poden deixar de queimarse no agoardente, quedando así purificadas.
E cando este brebaxe baixe polas nosas gorxas, quedaremos libres dos males da nosa ialma e de todo embruxamento.
Forzas do ar, terra, mar e lume, a vos fago esta chamada: si e verdade que tendes mais poder que a humana xente, eiqui e agora, facede cos espritos
dos amigos que estan fora, participen con nos desta queimada.

Versión en Castellano:

Búhos, lechuzas, sapos y brujas.
Demonios maléficos y diablos, espíritus de las nevadas vegas.
Cuervos, salamandras y meigas, hechizos de las curanderas.
Podridas cañas agujereadas, hogar de gusanos y de alimañas.
Fuego de las almas en pena, mal de ojo, negros hechizos, olor de los muertos, truenos y rayos.
Ladrido del perro, anuncio de la muerte; hocico del sátiro y pie del conejo.
Pecadora lengua de la mala mujer casada con un hombre viejo.
Infierno de Satán y Belcebú, fuego de los cadáveres en llamas, cuerpos mutilados de los indecentes, pedos de los infernales culos, mugido de la
mar embravecida.
Vientre inútil de la mujer soltera, maullar de los gatos en celo, pelo malo y sucio de la cabra mal parida.
Con este cazo levantaré las llamas de este fuego que se asemeja al del infierno, y huirán las brujas a caballo de sus escobas, yéndose a bañar a la
playa de las arenas gordas.
¡Oíd, oíd! los rugidos que dan las que no pueden dejar de quemarse en el aguardiente quedando así purificadas.
Y cuando este brebaje baje por nuestras gargantas, quedaremos libres de los males de nuestra alma y de todo embrujamiento.
Fuerzas del aire, tierra, mar y fuego, a vosotros hago esta llamada: si es verdad que tenéis más poder que la humana gente, aquí y ahora, haced que los espíritus de los amigos que están fuera, participen con nosotros de esta queimada.

La Queimada es una bebida deliciosa y digestiva

Hay que hacerla en un recipiente de barro cocido y esmaltado, de boca grande, en el cual se vierte Aguardiente de Orujo de Galicia y azúcar en la proporción de 120 gramos de azúcar por litro de Aguardiente de Orujo de Galicia. Después de removerla un poco se le planta fuego, tomando un cazo en el que habremos colocado un poco de azúcar con Aguardiente de Orujo de Galicia, y muy despacio se acerca al recipiente hasta que el fuego pase de uno al otro. Se remueve con el cazo hasta que se queme la casi totalidad del alcohol. Se deja apagar y se sirve.

Para hacerla (según me cuenta Jacobo Cruces):

"Pues más o menos, en una cazuela de barro ancha se pone Aguardiente de Orujo de Galicia, azúcar y alguna cáscara de naranja. Más o menos medio kilo de azúcar por litro de Aguardiente de Orujo de Galicia, pero va por gustos, como lo de las cáscaras de naranja. Se le prende fuego y se revuelve abundantemente empleando un cazo, hasta que las llamas disminuyen mucho, lo que indica que el alcohol se ha consumido en su mayor parte. Pero también va por gustos, en la de la cena hubo gente que dijo que estaba demasiado hecha, y gente que dijo que poco quemada.
Y recordad que para librarnos del acecho de las brujas, hay que recitar el conjuro sobre las llamas, al tiempo que se prepara."





Pazo de Quián , s/nº - Sergude 15881 Boqueixón - A Coruña. Tel: +34 981 511 566 - Fax: +34 981 511 934